Cómo viajar con un presupuesto limitado

Alcancía para viajar

Explorar lugares exóticos no tiene que costar una fortuna y ciertamente no necesitas ganar la lotería para viajar por el mundo, no si sabes cómo viajar con un presupuesto.

  1. Elabora un plan

Viajar de forma espontánea es genial, si tienes el lujo de tiempo y dinero de sobra.

Pero si viajas con un presupuesto limitado, lo primero que debes hacer es idear un plan.

No necesitas un itinerario apretado, hora por hora, pero al menos debes tener una idea de cuánto tiempo pasarás en cada ciudad o país, y conocer la ruta que tomará tu aventura épica.

  1. Viaja fuera de temporada

Evita los viajes durante las vacaciones escolares, ya que aumentan los precios para aprovechar a las familias que solo pueden viajar durante estas semanas.

Investiga el mejor momento para visitar tu destino previsto y luego viaja justo antes o después de estas fechas. ¡Tu presupuesto te lo agradecerá!

  1. Empaca adecuadamente

Asegúrate de traer todo lo que necesitas para no tener que comprar mientras estás fuera.

No importa a dónde te dirijas, lleva al menos un par de jeans largos, una sudadera con capucha cálida y una chaqueta impermeable para incidentes climáticos impredecibles.

Esto le hará un bien a tu presupuesto debido a que no tendrás que pagar documentar el equipaje.

  1. Reserva vuelos con anticipación

Especialmente vuelos de regreso; quedarse sin dinero en el extranjero sin un boleto garantizado a casa nunca es ideal.

Las aerolíneas ‘liberan’ sus asientos de vuelo con hasta un año de anticipación y cuanto más se acerque a tu fecha de salida, más aumentarán los precios, especialmente en el último mes.

  1. No te comas tu dinero

Los almuerzos baratos se pueden comprar en un supermercado o incluso en un mercado local de alimentos frescos, en lugar de en una cafetería o restaurante caro.

Trata de pasear antes de elegir un lugar para cenar también; si eliges el primer restaurante que ves, no sabrá si estás gastando demasiado.

Beber cerveza con cada cena pronto se suma: tanto tu billetera (presupuesto) como tu cintura le agradecerán si optas por el agua a veces.

Llevar un presupuesto limitado a tus vacaciones no tiene porque impedirte disfrutar si sigues estos consejos que te compartimos.